CNBHH Historia

El Huapango Huasteco

El Huapango es un género musical y dancístico llamado también “SON HUASTECO”, cuyo origen lo encontramos dentro del folklore español, derivándose de los cantos flamencos, los fandangos y fandanguillos, de malagueñas, zapateados, seguidillas, peteneras, los ritmos de boleros, tangos y guajiras y, otros géneros líricos y coreográficos que llegaron a nuestro país desde el siglo XVI, apareciendo en la región huasteca a fines del siglo XVII y principios del siglo XVIII.

La palabra Huapango tiene sus raíces en la lengua náhuatl, CUAHUITLIPANCO que proviene de CUAHUITL. Leño o madera; IPAN: En él o sobre; y CO: Adverbio del lugar. El huapango es un baile que se ejecuta sobre madera.

En la época colonial, la tradición española influyó de manera notable en las culturas originarias de México. Se formó, entonces, la cultura mestiza y con ella, el huapango, se adopta un estilo propio y se identifica como el folklor de la huasteca.

El huapango comparte rasgos musicales, caracteriza e identifica a la región huasteca y se relaciona con su conformación social, multiétnica y pluricultural. Además, se vincula con identidades y culturas diferentes.

Todos estos elementos hacen que la múltiple herencia de la huasteca posea una gran riqueza cultural. El huapango es el heredero directo de muchas culturas y es hoy en día, la expresión musical más escuchada y extendida en la región.

Reseña Histórica

1970

El primer concurso se celebró el 4 de Abril de 1970, en la cancha “Benito Juárez” (hoy Auditorio “Crescenciano Méndez Barajas”) y se contó con la participación de 17 parejas provenientes de varios puntos del país.

Los señores Guillermo Ledesma, Gilberto Ledesma, Laurentino Martínez y el Profr. Crescenciano Méndez fueron los fundadores de este tradicional concurso.

La primera pareja que se registró en el concurso estuvo conformada por Hortensia Camacho Ledesma y Benigno Ledesma Erreguín (+), originarios de San Joaquín, Qro.

Los ganadores de este primer concurso fueron Dora María y Marcos Salazar Espinoza, del estado de Hidalgo.

1973

Se le nombra oficialmente “Concurso Nacional de Baile de Huapango”, debido a la asistencia de parejas de varios estados del país y la duración del evento se extiende a dos días (6 y 7 de Abril de 1973).

1982

Con el paso de los años, el concurso fue tomando fuerza, hasta consolidarse como uno de los eventos culturales más sobresalientes del país. Por lo anterior, San Joaquín ha sido denominado como La Catedral del Huapango.

1992

La capacidad de convocatoria del concurso logró reunir a 210 parejas de todo el país, superando las expectativas.

El Concurso Nacional de Huapango Huasteco es reconocido por el I.N.B.A. como uno de los tres eventos más importantes del país.

Se hizo acreedor a un reconocimiento por parte del Gobierno del Estado de Morelos con la presea “Emma Duarte” por la trascendencia e importancia que tiene este evento en el rescate de nuestras raíces y tradiciones.

Tiempo después, el Gobierno de Amatlán, Veracruz, reconoció la importancia del concurso, otorgando un nuevo reconocimiento: la estatuilla “Sol Naciente”.

1997

El Concurso Nacional de Huapango Huasteco traspasa las fronteras al registrar la participación de parejas de Michigan, E.U.A..

En la Actualidad

El Concurso Nacional de Huapango Huasteco sigue acrecentando su calidad y capacidad de convocatoria al registrar la participación de más de 500 parejas en sus últimas ediciones, alcanzando la cifra de más de 10,000 parejas inscritas a los largo de la vida del concurso.

Se ha implementado la entrega de la estatuilla “Luna de Fuego”, obra del Maestro Braulio Segura Chávez.

Gracias a la iniciativa de los Señores Guillermo Ledesma, Gilberto Ledesma, Laurentino Martínez, con la asesoría y apoyo entusiasta del Profr. Crescenciano Méndez Barajas (+) y con el apoyo de las autoridades municipales y estatales que le han dado al Concurso a través de los años, se ha fortalecido nuestra identidad cultural, reviviendo las raíces, historia, tradiciones y costumbres del Municipio, para preservación y divulgación en las generaciones venideras.

El Concurso Nacional de Huapango Huasteco, con sede en San Joaquín, orgullosa casa de la familia huapanguera, ha trascendido de tal manera, que es el evento cultural de mayor importancia, dentro de su género, en todo el país.